¿Estudiar una segunda carrera mientras se ejerce la primera?

Reproduciendo una respuesta ofrecida en Quora a la pregunta del título


¿Estudiar una segunda carrera mientras se ejerce la primera?

¿Es posible estudiar más carreras universitarias (suponiendo que ya tienes otro título universitario y ya tienes trabajo), y no morir en el intento?

Esta es una pregunta extremadamente importante para muchas personas que conozco -y probablemente también para millones que no conozco, jajaja-, y espero les resulten útiles las diversas respuestas y variados puntos de vista que de seguro generará.

Te propongo la mía:

Por supuesto que ES POSIBLE. Y muchísima gente lo hace. Lo que realmente hay que preguntarse, a mi juicio, son otras diversas cosas.

Entre ellas:

  1. ¿Es necesario? Y de serlo, ¿para quién y por qué? Pues las necesidades individuales, organizacionales y sociales no suelen coincidir mucho en estos temas. Puede que tú necesites ampliar tu base de competencias en busca de mayor empleabilidad, pero las empresas de tu zona no necesariamente requerirán un perfil así de "amplio", ni tampoco la comunidad en que vives. Habría que ver.

  2. ¿Es "práctico"? Pues todos deberíamos estudiar algo que lo sea, y hacerlo de una forma que lo sea, en el sentido de poder resolver problemas reales de personas, grupos u organizaciones reales, gracias a lo aprendido en esos estudios. Lo cual, obviamente, exige ser bueno o muy bueno en el tema. Y serlo, requiere dedicar tiempo a aprender y practicar de forma constante, especialmente en una época en la que todo cambia tanto todos los días. Y tu tiempo, es y seguirá siendo el mismo: 24 horas diarias durante toda tu vida, y ni un minuto más. ¿De dónde saldrá el que necesitas para ser bueno o muy bueno en dos carreras, cuando ya a muchos les cuesta mucho serlo en una?

  3. ¿Es útil? Y de serlo, ¿para quién, y con base en qué? Por ejemplo: ¿lo es para ti, en el sentido de aportarte lo necesario para resolver tus problemas y los de tu familia, y sustentar de forma sostenible una vida de cierta calidad, sin afectar negativamente tu posibilidad de trabajar para vivir, y no vivir para trabajar? Otro ejemplo: ¿lo es para la organización que te emplea actualmente, siendo así que tú vas a dedicar tiempo a estudiar otra carrera que casi seguramente te conducirá a trabajar en otra parte o a compartir los tiempos de trabajo…y por supuesto, dichos estudios te exigirán dedicación y esfuerzo que limitará en alguna forma y medida tu desempeño laboral actual?

  4. ¿Es rentable? Pues cursar una carrera universitaria cuesta dinero. Y esa inversión debería poder ser rentabilizada por ti, o por quien te la haya pagado. ¿Hay o habrá en tu entorno las oportunidades laborales que lo harán posible, en un mercado laboral tan en declive como el actual, y tan imprevisible como el porvenir?

Caben otras interrogantes, pero creo que estas bastan para ilustrar mi punto. La conveniencia de estudiar dos carreras universitarias diferentes, ambas del mismo nivel, ES ALTAMENTE CUESTIONABLE.


Dos modelos de aprendizaje

Todo lo visto nos conduce a lo que suelo llamar "aprendizaje horizontal": básicamente, saber un poquito de dos áreas y no saber mucho de ninguna. Y en términos de acceso a un mercado laboral cada vez más exigente, como el actual y el porvenir, esto es fatal.

¿Qué alternativa propongo y siempre recomiendo para la generalidad de las personas? El "aprendizaje vertical": profundizar, diversificar y elevar los niveles competenciales en un área del saber, hasta convertirse en un profesional de sólido dominio conceptual, metodológico y práctico en ella, con amplia experiencia pertinente (la cual no necesariamente equivale a muchos años de servicio), y que goce de un elevado reconocimiento social: estamos hablando de un verdadero experto.

En mi artículo de 2020 Marca personal: un buen blogger debe ser un gran lector, y también en esta respuesta anterior aquí en Quora, he desarrollado un poco más el tema: te sugiero revisarlos luego.


Integrando lo vertical y lo horizontal

Ahora te comento una interesante y muy vigente excepción a esta "regla" que te he propuesto.

Hay algunas personas que logran combinar con efectividad ambos modelos de aprendizaje: los polímatas modernos, que al decir del reconocido experto español Carlos Rebate (siguiendo los aportes de un equipo que ha investigado profundamente el tema), "…desempeñarán un papel clave en la ciencia y la tecnología por su capacidad para conectar dominios, para hacer de traductores entre disciplinas, y tener un nivel suficiente de interlocución con especialistas en distintas áreas". Porque además, "…dominar varias disciplinas es clave para innovar y…los polímatas serán los profesionales más demandados en la nueva era digital" (sigue diciendo el experto).

Afirma con plena razón Rebate que "…los límites de la ciencia…cada vez son más difusos, y la interdisciplinariedad y la fusión de dominios aporta cada día más valor, en un mundo interdependiente, sistémico y holístico, cuyos resortes estamos apenas comenzando a comprender". De ahí considero que nace, crece y se profundiza la creciente necesidad e importancia de personas capaces de moverse productivamente en tales escenarios, donde todo está conectado y todos lo estamos.

Esta relativamente nueva "especie" profesional (digo "nueva" en su versión siglo XXI), es y será cada vez más demandada por las organizaciones, atendiendo a la creciente e irreversible complejidad del mundo actual y sus procesos, a la arriba mencionada interconexión ya inevitable y también irreversible entre todo y entre todos, y a la necesidad cada día más apremiante de contar con profesionales capaces de identificar zonas de conexión entre diversas áreas del saber (lo cual exige, obviamente, conocerlas a fondo), generar soluciones allí, y por supuesto, extrapolarlas al resto del espacio organizacional y extraorganizacional, en forma de innovaciones, renovaciones, transformaciones, mejoras…todo lo lo cual representa contribuciones y aportes de valor de utilidad social.

En un excelente artículo, el Doctor Iñaki Ortega describe acertadamente a los polímatas de esta nueva época como "talentos todoterreno de la era digital", e identifica como su competencia clave "la capacidad de entrecruzar conocimientos, habilidades y formas de pensar propias de cada una de sus vocaciones". Brillante, ¿verdad?

Y lamentablemente, este tipo de profesional todavía escasea bastante, y nunca será tan abundante como necesario; por ello es tan buscado, y cuando aparece, muy bien cuidado y atendido por las organizaciones. Convertirse en este tipo de "talento todoterreno" puede ser muy atrayente y altamente rentable; pero no resultará nada sencillo. Quien no se sienta realmente motivado a cumplir los muy elevados requerimientos competenciales que exige ser un polímata de esta nueva época, mejor siga aprendiendo de forma vertical y no trate de horizontalizar sus procesos. La horizontalidad cognoscitiva sin profundidad competencial multitemática, es peligrosa, porque puede conducir a la inutilidad profesional, la obsolescencia total, y la salida definitiva del mercado laboral.

Por eso el asunto no es estudiar dos o tres carreras, sino decidirse y enfocarse en ser excelente, brillante, excepcional, en UNA; y desde ese dominio, conectar sus saberes con los de otros campos que gusten y motiven al implicado y que estén muy conectados con su área de expertise, luego de profundizar en ellos, o mientras lo va haciendo.


Los multipotenciales

Un momento o estadio previo a la polimatía (y que puede ser su origen o punto de partida) es descrito por algunos autores como "multipotencialidad":

  1. "…persona cuya curiosidad lo lleva a querer aprender en profundidad sobre muchos temas y, sobre todo, conectarlos entre sí como si se tratase de un tejido.".

  2. "…personas que muestran una actitud constructiva, exploradora y en constante búsqueda activa del desarrollo de sus potencias. Además, cuentan con la aptitud y habilidades suficientes como para que dicho desarrollo sea posible."

  3. "No solo eres inteligente, sino tienes una receptividad a distintas áreas del conocimiento que te hacen tener un perfil profesional no solo peculiar, sino también sumamente interesante. Además, eres incansable, estás en una búsqueda constante de novedad"…

De estas personas se dice algo tan interesante y pertinente al tema de esta pregunta/respuesta como lo siguiente:

"En lugar de graduarte en una carrera y dedicarte a trabajar de ello y seguir avanzando por ese único camino, lo tuyo es moverte por varias áreas a la vez, lo cual, como ya sabrás, a veces crea una serie de circunstancias retadoras como la inestabilidad económica, inseguridades varias, sensación de culpabilidad…Luchas constantes que una persona multipotencial deberá librar para encontrar su propio camino múltiple y superar trances como “la parálisis por análisis” o el miedo a perdernos cosas aún por explorar, también llamado “FOMO” (Fear of missing out).".

Pero claro: los multipotenciales que aprenden a gestionarse a sí mismos (como propuso el inmenso Peter Drucker) y ponen su(s) talento(s) en acción (tema en el que se ha especializado la reconocida profesional española Elena Arnaiz Ecker), pueden convertirse en polímatas de hoy, en esos profesionales todoterreno que tanta falta nos hacen en las organizaciones y en la sociedad toda. Como afirman los autores del artículo que estoy comentando, "Todo polímata es multipotencial, pero no se puede decir lo contrario. Literalmente, el polímata es la persona que aprende de muchas cosas. El polímata es un maestro o especialista en un número variado de disciplinas". Ser multipotencial es un primer escalón hacia la polimatía.


Hablemos de la muerte…jejeje

Y en cuanto a "morir o no morir en el intento" -la muy conocida frase con la que cierras tu retadora pregunta-, ello depende, a mi juicio, de cuatro factores clave:

  1. Que tú sepas ser, hacer y lograr lo necesario para cumplir tu objetivo.

  2. Que tú quieras ser, hacer y lograr lo necesario para cumplir tu objetivo.

  3. Que tú puedas ser, hacer y lograr lo necesario para cumplir tu objetivo.

  4. Que tu entorno te ayude -o al menos, no te limite- a hacer lo necesario para cumplir tu objetivo.

Si todo esto se da como debe darse, creo poder asegurarte que no morirás en el intento. Ahora bien:

¿Cuál es la posibilidad objetiva de que los cuatro aspectos se manifiesten al nivel necesario para que cumplas tu objetivo? ¿Te atreves a estimarla?


Finalmente, sobre lo de "tener trabajo"

Cada vez son más las rutas que conducen a que los profesionales seamos capaces de crear nuestros propios trabajos (y observa que escribí trabajo, no empleo) para no depender de terceros, de su poder de negociación sustentado en nuestra necesidad laboral, de "sus" versiones de lo que debería ser, suceder y hacerse en cada momento, contexto y situación, y de lo que "ellos" consideran que son las tendencias válidas en el sector y el mercado. Si somos lo suficientemente buenos en lo que hacemos, y nos esforzamos por ser cada día mejores y porque el mercado laboral se entere de eso (por ejemplo, publicando sistemáticamente contenidos profesionales en un blog personal), podremos ir construyendo el estado de situación que el reconocido experto español Andrés Pérez Ortega denomina certeramente "relaciones entre profesionales y empresas gestionadas desde una óptica de socios comerciales con un proyecto común", y que he citado varias veces en mis libros digitales y artículos.

Otra mirada al mismo tema, desde el análisis de varios casos puntuales, la ofrece la gran experta estadounidense en desarrollo y carrera profesional Whitney Johnson, en su excelente artículo Márquese un triple y arriesgue en su carrera. Muy básicamente, este es su enfoque (citando ella a otro experto):

Averiguar lo que nadie más está haciendo, y luego hacerlo bien, ofrece una gran posibilidad de tener éxito, de aceleración rápida e hipercrecimiento.

"Encuentre un hueco, una grieta en la armadura. ¿Qué es lo que nadie más está haciendo? ¿Por qué nadie más lo está haciendo? ¿Sería beneficioso ser bueno en eso? Si es así, pruébelo".

Y aquí, la autora nos ofrece dos ejemplos muy concretos, con nombres, apellidos y DNI:

1- El jugador de baloncesto Stephen Curry ha construido su carrera en la NBA alrededor de poder hacer lanzamientos que otros no podían: triples desde una distancia demencial. Tradicionalmente, a los jugadores defensivos no les preocupaba mucho disputar estos lanzamientos a larga distancia; hay una probabilidad muy baja de que realmente lleguen a la canasta. Pero la estrella de los Golden State Warriors practicó y practicó hasta que dejaron de ser imposibles para él.

El juego de Curry es un ejemplo de lo que es asumir un riesgo competitivo. En lugar de enfrentarse cara a cara con otros jugadores en el área abarrotada justo debajo de la canasta, con la esperanza de encestar un lanzamiento hecho en medio de una dura competición, se posicionó donde otros no estaban: a 30 pies (unos 9 metros) de la canasta y perfeccionó una fuerza distintiva de lograr encestar un alto porcentaje de lanzamientos de larga distancia.

2- Cree una posición para usted mismo usando sus puntos fuertes distintivos como plantilla. Sarah Feingold era una abogada corporativa que disfrutaba expresando su talento artístico fabricando y vendiendo joyas en Etsy como un proyecto paralelo. Adoraba a la empresa y el concepto de Etsy, y cuando descubrió que estaba lanzando nuevas políticas, escribió al equipo de atención al cliente y le ofreció sus ideas como abogada. La rechazaron, así que contactó directamente con el fundador de Etsy y habló con él. Después de colgar, comenzó a pensar: «Puedo aportar valor a esta compañía, y está claro que necesitan el valor que podría aportar». Así que reservó un vuelo a Nueva York (EE. UU.), llamó al fundador y dijo: «Iré para hacer una entrevista. Necesitas consejo interno y necesitas que sea yo». Debido a su voluntad de aceptar el riesgo de mercado y asumir un rol que aún no existía, Feingold pasó casi una década como asesora general en Etsy, en la intersección de sus pasiones –la creatividad y la ley–, en un trabajo que ella misma se diseñó.

Interesante enfoque, ¿verdad?

Esto puede conducirnos a la creación y captura de nuestro propio océano azul personal, tema al que me he referido en diferentes trabajos; propongo un resumen del asunto del siguiente modo:

No es la confrontación, ni la demostración de superioridad; es REDEFINIR EL CAMPO Y SUS MÉTODOS, CREAR UNA CATEGORÍA, MODELO O ESTILO DE NEGOCIOS DONDE SEAS ÚNICO Y NADIE PUEDA ENTRAR SALVO SIGUIÉNDOTE A TI, A TUS COMPETENCIAS DISTINTIVAS. En este punto, eres TÚ y LOS DEMÁS.

Significa asociarte a ti al producto, su diferencia, su impacto y su éxito; crear tu sello propio desde tu nombre e imagen, y a través de la comunicación estratégica, diferenciarlo y distanciarlo de cualquier otro sello, aunque este haya dominado hasta ahora; cultivar la unicidad; desarrollar distinción y diferencia absoluta; crear nueva simbología basada EN TI; que tu leyenda confronte y quiebre paradigmas. Todo ello debe partir DESDE LA DIFERENCIA TOTAL Y ABSOLUTA DE TODO LO QUE ERES, HACES Y PROPONES, de todo LO QUE HASTA AHORA SE HA HECHO Y PROPUESTO.

De eso se trata lo que ha sido, hecho y logrado alguien tan único como Lionel Messi. Dice alguien de él: "No hay comparación posible: Messi es Messi, y los demás, futbolistas". Contundente, ¿no crees?

O siguiendo la misma línea, deberías transitar hacia lo que he propuesto en esta respuesta anterior, aquí mismo:

…todo podrá ser a tu manera, a tu tiempo y bajo tus condiciones, si en lugar de esperar por un empleador o depender de su poder, te dedicas a convertirte en la mejor opción que cualquier empleador quisiera tener a su alcance…o mejor aún, a crear tu propio trabajo, con una calidad y un aporte de valor únicos, transformadores, innovadores, diferenciadores, disruptivos, inimitables y definitorios de una marca única…y conseguir que "ellos" hagan fila para recibir tus servicios.

Obviamente, yo te recomiendo esto último.

¿Te funcionan estas ideas? En cualquier caso, ¿por qué? Y en caso positivo, ¿cómo te ves aplicándolas?

Espero haberte ayudado, y haber aportado. Un abrazo desde el Caribe.


Amigo lector:

Hasta aquí mi respuesta.

¿Qué piensas tú?

Recibe un cordial y cálido abrazo de tu siempre amigo,

Vladimir


Write a comment ...

Creo, de Creer, y Creo, de Crear. ¡Todo para tu éxito!

Un espacio para compartir desde la academia contenidos de diversa índole y sobre diferentes temas (marca personal, gerencia, liderazgo, estrategia, comunicación, formación, academia, talento humano, mentoring, blogging, marketing, branding), y todos tienen un punto común: aspiran a ser valiosos para ti. ¡Sígueme y creceremos!
no stories
There are no posts yet